Pareja, una villa histórica que apuesta por el deporte

Pareja. 18 de enero de 2023. La Alcarria es una caja de sorpresas. Siempre llama la atención al paseante gracias a sus parajes naturales, sus fiestas ancestrales y sus municipios únicos. Éste es el caso de Pareja, una localidad que posee unas potencialidades de primer orden, tanto desde el punto de vista histórico, como patrimonial y deportivo. No en vano, se emplaza en la ribera del Azud de Entrepeñas, donde se pueden realizar propuestas náuticas.

Sin embargo, el origen del enclave es muy anterior. Al menos, existe desde época romana, ya que –en las cercanías– se han hallado unos restos de lo que podría ser una villa de la época. Estos vestigios se emplazarían en el collado Guadina. No obstante, el pueblo comenzó a tomar su forma actual en la Edad Media. Las primeras referencias documentales a la localidad se han datado en el siglo XII. Se la mencionaba como una aldea de Huete.

Pero la trayectoria del enclave no finalizó aquí. En 1156, Alfonso VII lo donó al obispo seguntino, Pedro de Leucata, aunque poco después –en 1177–, Pareja pasó a manos del prelado conquense, junto a Chillarón, Parejuela, Alique, Hontanillas y Tabladillo. Los mitrados de Cuenca llegaron a permanecer largas temporadas de asueto en el municipio parejano.

Esta población también recibió “numerosos privilegios y exenciones” por parte de los reyes. “Sus vecinos podían viajar sin obligación de pagar impuestos por toda Castilla. También contaban con la posibilidad de celebrar una gran feria comercial en primavera, que ha sido recuperada por el Ayuntamiento”, explica el alcalde, Francisco Javier del Río.

El gobierno de los obispos de Cuenca se prolongó en Pareja hasta inicios del siglo XIX, momento en el que se suprimieron los señoríos, gracias a las disposiciones de la Constitución de 1812. Poco después, durante la Guerra de la Independencia, se desarrollaron varias escaramuzas en los alrededores que afectaron negativamente al patrimonio del lugar.

A pesar de esta circunstancia, el casco urbano parejano se encuentra trufado de monumentos. Entre ellos, la iglesia parroquial, del siglo XVI, edificada a instancias de los prelados de Cuenca. En la fachada de poniente del templo se encuentra una portada plateresca, formada por un arco de medio punto entre columnas, con figuras femeninas. “Junto al santuario se ubica el Palacio de los Obispos de Cuenca, y en sus cercanías se edificó el hospital y albergue de peregrinos, lo que da idea de la importancia del enclave de Pareja dentro del Camino de Santiago, del que forma parte la localidad”, confirma el primer edil.

Además, se ha de mencionar la ermita de Nuestra Señora de los Remedios –en el siglo XVIII– y el recinto amurallado de la población. Uno de los pocos vestigios que queda de dicha construcción defensiva se observa frente a la parroquia. “Desde el Medioevo, esta barbacana formó parte de la fortificación que en la villa se construyó como elemento imprescindible para la defensa y consolidación de los territorios reconquistados”, explican los historiadores. “A partir del siglo XVI, el perímetro cayó en decadencia, debido –en gran parte– al ascenso demográfico de la población, consecuencia de la nueva realidad política y social, que hizo que perdiera su sentido defensivo”. De la muralla existen aún hoy algunos restos, como la torre cuadrada, conocida como Torreón que se erige junto a la Plaza de Toros o los lienzos de la Fuente del Oro.

Pero la historia de Pareja va mucho más allá. También se deben mencionar los procesos que durante el siglo XVI se llevaron a cabo en contra de algunas mujeres, vecinas del pueblo, como Juana La Morilla, que fueron acusadas de brujería y condenadas por el Santo Oficio. Dicho pasaje se ha condensado en museo de la brujería de la localidad, abierto durante la primavera de 2022 y basado en el libro «Alcarria bruja. Historia de la hechicería en Guadalajara y los procesos de la villa de Pareja», escrito por Javier Fernández Ortea.

Así, el 30 de abril se procedió  a la apertura y primera visita guiada del museo creado en el interior del torreón, un lugar emblemático, posiblemente el edificio más antiguo de Pareja, que el Ayuntamiento ha  venido recuperando durante años, y que ya estaba preparado como espacio museístico.  Y es emblemático porque también se retuvo entre sus muros a una de las reas acusadas como brujas en uno de los diferentes procesos judiciales realizados a mediados del siglo XVI por el Tribunal de la Inquisición de Cuenca. Los elementos del museo también han sido realizados y diseñados por el autor del libro, de manera que el lugar se ha convertido en visita obligada para quienes se acercan a conocer Pareja.

Otro de los elementos patrimoniales que el Ayuntamiento de Pareja ha recuperado y puesto en valor de cara al turismo es el eremitorio visigodo, de los siglos VI-VIII, que se ubica junto al azud de Pareja y que ha sido fruto de una minuciosa excavación arqueológica promovida por el propio Ayuntamiento. En las últimas semanas se ha completado con la instalación de señalética, con paneles informativos y se ha mejorado su acceso.

Respecto del Hotel "El Balcón del la Vega", construido y equipado por el Ayuntamiento, ofrece un importante servicio de hostelería y alojamiento a vecinos y visitantes. Su adjudicatario finalizó la actividad en noviembre de conformidad con el consistorio, que le ha adquirido cocina, enseres y electrodomésticos. En breve se licitará nuevamente para seguir prestando este servicio desde sus instalaciones modélicas y perfectamente equipadas.

El deporte también importa

Pero si el viajero se ha quedado con ganas de más, también tiene la posibilidad de practicar deportes en la villa. Por ejemplo, en el azud emplazado junto al embalse de Entrepeñas. Cuenta con una superficie de 29 hectáreas y una capacidad de un hectómetro cúbico. Fue inaugurado en 2008 y, desde entonces, se pueden realizar diversas actividades en dicho entorno.

Entre las mismas, se han de mencionar diversos deportes acuáticos, gracias al embarcadero dirigido a propuestas náuticas sin motor existente en el lugar. Incluso, se puede disfrutar de una zona de playa destinada para el baño, así como del ejercicio del senderismo, de la mano del camino de tres kilómetros edificado en el lugar.

En 2022 no solo se han recuperado todas las pruebas deportivas que tradicionalmente acoge Pareja, como el Triatlón de Pareja, que celebró su XV edición en mayo, sino que se han ampliado. De hecho, el 21 de agosto se celebró por primera vez una competición oficial de piragüismo en el azud de Pareja, el Open Interterritorial de piragüismo, en el que hubo más un centenar de participantes de numerosos puntos de España, como Navarra, Aragón, Valencia o CLM, más sus acompañantes. Muchos de ellos pasaron el fin de semana en el pueblo y en la comarca, propiciando así otra de las grandes inquietudes municipales: favorecer el turismo deportivo.

El Acuatlón Dani Molina celebró el 11 de junio su V edición en el entorno del lago de Pareja con la participación de 278 inscritos, entre ellos 63 niños y jóvenes.

En septiembre, se celebró la VII Carrera Lago de Pareja. Contó con casi 400 participantes en sus distintas categorías, desde los más pequeños hasta los más veteranos, y que supuso un gran éxito de organización y participación.

 

 

Por tanto, y como se ha podido observar, esta villa alcarreña combina a la perfección la historia, el ejercicio náutico en el pantano y el contacto con la naturaleza. Todo ello, combinado con una hostelería de calidad y unos alojamientos de primer nivel. Sin duda, un destino a tener en cuenta para descansar y desconectar del estrés diario, a tan solo unos pocos kilómetros de Guadalajara y Madrid. ¡No te los pierdas!

     

La villa alcarreña estará presente en FITUR con material promocional, como su nuevo folleto turístico, que resume los atractivos del municipio y publicita el nuevo servicio de visitas guiadas, un poster  con una hermosa vista aérea del Lago de Pareja y el calendario 2023.

 

 

Compartir:
Esta Web utiliza cookies para ofrecer nuestros contenidos y realizar labores analíticas. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta. X